CERCADILLA: CAPÍTULO 2.

Dibujo realizado por Carmen Sampedro, zona del criptopórtico tras el corte realizado por las máquinas, 1991.

Hace 30 años emprendí una tarea que marcaría mi vida, la excavación de la estación de Cercadilla en Córdoba. El año 1990 participé en el equipo que excavó la estación antigua. Y en 1991, al aparecer los restos del criptopórtico (a causa del rebaje de la playa de vías), se inició una excavación que tendría varias fases.

Pronto la UCO se implicaría y ofreció a la Junta de Andalucía la codirección de su becario Rafa Hidalgo y de mi mismo, profesor colaborador. Iniciamos una tarea agotadora, a los pocos meses el equipo contaba con 100 obreros y 30 técnicos. La Junta de Andalucía, con su delegado Diego Ruiz Alcubilla y el director general Pepe Guirao, apostó por la investigación, invirtiendo más de 800 millones de pesetas.

La aplastante realidad se impuso pasado más de un año, un complejo arquitectónico tardoantiguo emergía, a modo de osamenta de gigante, reclamando su lugar en la Historia. Por otro lado, los intereses económicos y políticos del momento iban socavando las raíces de las posibilidades de futuro del hallazgo.
Se impuso el pragmatismo, romper todo lo que molestaba, e «integrar» lo que quedase al margen. A partir de la destrucción, los despojos de Cercadilla han sido un cadáver de difícil digestión. Nadie quiere asumir lo evidente, el mayor atentado cultural de la historia de Córdoba, que sitúa a la ciudad a la cabeza de atrocidades tales como la destrucción de los budas de Bamiyán por los talibanes.

La solución política ha sido el tiempo, una fina película de olvido ha ido revistiendo al yacimiento de fantasías, de rumores, de recuerdos ficticios, de un aspecto blando e irreal. El resultado, un recinto incomprensible que aleja a la sociedad de su herencia cultural. Así que pasen 30 años alguien preguntará en un aula por qué se llevaron el futuro a lomos de camiones.

Autor: Pedro Marfil.

Observaciones: Vamos a ir trayendo a esta sección párrafos de opinión del momento del Atentado Cultural en el año 1992 y lo que está ocurriendo ahora con la Celebración Faustosa de los 30 años de Cercadilla. Esperando os guste, y dejemos constancia de la realidad o de la ficción de este acontecimiento en los Annales de la Ciudad de Córdoba.

No Comments

Post A Comment