CÓRDOBA SIN TREGUA.

Fotografía portada: Córdoba, obra de la Serie Guadalquivir en la Sala Figuraciones del Centro de Arte del Paisaje Español Contemporáneo en Priego de Córdoba, de Francisco Escalera (Córdoba, 1965), pintor.

En Córdoba, a 18 de junio, del año 2021, tras escuchar que a partir del 26 de junio en espacios libres ya no es obligatorio el uso de la mascarilla, hoy celebramos el cumpleaños de Gertrudis en familia,  son 72 años, toda una vida. En tan apacible tarde a veintiséis grados estoy junto a mi Alber, con mi inseparable Eus y Marta, y enumero todos los invitados: Lucía, Gema, Guiomar, Juan, Alejandro, Mari la Juliana, Maria Angeles, Julia, Aretha, Prudencio, Maia, Narciso y Rebecca. Todos nos hemos reunido durante una agradable merienda en el patio de casa en plena judería cordobesa. Os puedo contar este día después de dormir tanto tras lo sucedido a Narciso y Rebecca, esta tarde ha sido muy entrañable, pues Eus no sabía que Marta estaba invitada, y qué carita ha puesto cuando al bajar la vio sentada en la mesa, y han estado mis amistades más íntimas junto con mis pequeñines de la casa. Guiomar, periodista ha estado tomando notas para mañana hacer público este acto íntimo cultural en su periódico, donde es el Director. Rebecca y Narciso estaban más relajados, incluso nos han avisado que esta noche duermen fuera pues mañana por la tarde regresa a Madrid. Juan y Alejandro, escritores noveles invitados expresamente por Eus, han estado compartiendo sus proezas literarias. Mari, María Angeles, Julia, Lucía, Gema han estado toda la merienda conversando sobre arte, pintura y escultura, ciencia física y cuántica… yo a veces intentaba entrar en la conversación pero no me enteraba de nada. La verdad que he estado pendiente de mi Alber, en unos días nos vamos de viaje a Meteora (Grecia), y estoy muy amorosa con él. A medida que iba llegando el atardecer la casa se ha ido vaciando, quedándonos Alber, Eus y yo, hasta Prudencio y Aretha han saltado a la mediana de la muralla para reunirse con su comunidad felina en el Alcázar, y Maia ha subido a casa a recostarse en su sofá. Narciso y Rebecca, nos contaron algún detalle más de lo ocurrido ayer, y ahora deben estar ya en la Taberna La Fuenseca, centro cultural del Flamenco y el Arte en la ciudad de Córdoba. Creo recordar Rebecca me comentó que hoy había Tertulia de Artistas, y como Narciso se ha dedicado en Madrid durante 10 años al mundo del Arte, inducido por Eustaquio, pues a las 9 de la noche es la cita artística. Ya está llegando la noche, subimos a la vivienda, Eus a su casa, y nosotros a la nuestra. Antes de acostarme, me asomo a la ventana, veo aún la lumbre en el salón de Eus, y Alber se acerca, y me invita a amarnos pausada e intensamente toda la noche, es un gran amante, por eso me enamoré de él. Hasta mañana…carpe diem, tempus fugit.

Ey, soy Narciso de nuevo, desde las 9 de la noche que llegamos a la Taberna La Fuenseca hasta las 6 de la madrugada estoy en el Hospital, escribiendo lo acontecido en mi informe policial-forense, pues he matado a dos individuos en esta calmada ciudad.  Ya me lo advirtió el comisario Sr. Fernández, atraigo la muerte. Rebecca y yo estabamos en la tertulia de artistas y cante flamenco, en un momento de la noche, Rebecca la perdí de vista… y al ratillo fui preguntando si la habían visto. Al móvil me llegó un mensaje, que decía: «Rebecca está con nosotros, dentro de una hora acude al puente de Miraflores, solo sin policía». Recuerdo que di un golpe fuerte en la pared, Alamillos, el tabernero, se acercó con más tertulianos, y les conté que habían secuestrado a Rebecca, su vecina y amiga. Solamente yo puedo ir a por ella, e intercambiarme pues me quieren a mi, para no testificar en Madrid en el día de mañana. Hasta las inmediaciones del lugar me acompañaron varios artistas, creo que no daban crédito que esto sucedía en Córdoba. Al llegar a la esquina de la calle Lucano, ya vimos a dos individuos con Rebecca en mitad del puente. Las luces iluminaban el puente a medias generando unos claroscuros en ciertas zonas, Rebecca estaba maniatada, y yo me fui acercando a paso lento, seguro. Vi que solamente había dos personas con ella, ambos de tez morena, cabello castaño, altos, bien vestidos, al estilo de exmarines americanos. He tratado mucho con ellos en ambos bandos, como compañero de ellos en «proyectos» en Oriente Medio, como en el bando contrario como sicarios. Nos pusimos a conversar, en un momento miré a mi derecha contemplando la arquitectura del puente viejo y la cubierta de la Catedral y, siento que está entrando en el puente un autóbus hacia el parque Miraflores. Pienso, es mi oportunidad para reducir a ambos y salvar a mi amiga. Es una sensación extraña siempre la he tenido cuando tienes la vida de otros en tus manos o la tuya propia, las decisiones son inmediatas y sus consecuencias también. Tal como mi cerebro lo planifica, saqué mi arma dispare al primer hombre en la cabeza cayendo al suelo de forma fulminante, el bus frenó de golpe, y el otro individuo forcejeo con Rebecca que aún maniatada vio oportunidad, y yo lo remate de varios tiros en el pecho. En cuestión de 30 segundos, había matado a dos hombres en el silencio de la noche donde un sinfin de aves empezaron a despertarse de su letargo sueño, y numerosos jóvenes del Soho Ribera empezaron a gritar y salir corriendo por la calle San Fernando hacia las Tendillas. Los vecinos de Rebecca, la gran mayoría artistas, se acercaron para llevarse la de aquel sitio, yo como profesional remate a los dos en el suelo, dejando mi huella e hice unas fotos para mi album personal. Según el protocolo llegaron ambulancias, la patrulla policial local y nacional de Córdoba en esa zona, y yo entregué mis armas, me exposaron y aquí en la sala del hospital donde han traído los dos cuerpos estoy con el comisario. Al final no fuimos a la casa del amigo de Rebecca, a tener nuestro encuentro íntimo olvidando las armas, y la muerte. Terminamos la madrugada, recogiendo mis maletas de casa de Eustaquio y Gertrudis, sin dar más señal, dejé un sobre con una carta explicando lo sucedido en la mesa del patio, y el comisario me invito a irme en el AVE a Madrid de las 7 de la mañana. El Sr. Fernández me acompañó hasta mi asiento en el coche 22, 1A. En la mañana del 19 junio, Rebecca recibió la visita del comisario en su casa en el barrio de San Agustín para tomarle declaración, y ponerle una vigilancia durante unos días hasta que el juicio en Madrid finalizase. Yo llegué a Madrid, donde me recogieron dos inspectores del CNI, llevandome a un sitio seguro hasta el día del juicio…

Continuará….

Gertrudis, 18 junio 2021, en mi cumpleaños.

Narciso, 18 junio a 19 junio 2021, sucesos de una noche de verano en la ciudad de Córdoba.

 

Puente de Miraflores por el pintor cordobés Francisco Vera Muñoz, donde Rebecca fue liberada por Narciso en Córdoba.
Medianera por donde Prudencio y Aretha suelen estar por las tardes en la Judería Cordobesa, obra pintada por cordobés Francisco Vera Muñoz.
No Comments

Post A Comment