arthur brand.

Arthur Brand.

Dos cuadros del pintor irlandés Francis Bacon, robados en 2015 en Madrid en el considerado el mayor hurto de arte contemporáneo en España, reaparecen en unas imágenes de video presuntamente utilizadas por los ladrones para poner las pinturas en el mercado por 5 millones de dólares.

Los videos y fotos, puestas en las redes el 7 de enero por el detective holandés Arthur Brand (conocido como el ‘Indiana Jones del arte’ por la gran cantidad de cuadros robados que ha localizado) muestran tanto las presuntas pinturas originales como los marcos de madera, con un código y el nombre de ‘Bacon’ escrito en color negro en una esquina.

“Estas son las fotos de los dos Bacon desaparecidos. Los socios de los ladrones originales intentan venderlos por 4 millones de euros y ya están en contacto con compradores interesados”, advierte Brand, que cree que hacer públicas las imágenes podría ayudar a los futuros compradores a no realizar la operación.

 

Los casos resueltos por Brand suman unos 175 millones de euros. En 2005 empezó su estrellato, cuando recuperó El evangelio de Judas, un texto histórico, que se había perdido hacía más 1.700 años, y en el que se aseguraba que el traidor a Cristo fue en realidad su discípulo más fiel. En 2008, dio la pista clave a la Policía alemana para que localizara los tesoros de los Moches, robados de Perú y con un valor de 60 millones de euros. En 2011, descubrió una pintura en la colección del Rijksmuseum de Ámsterdam que había sido robada a una familia judía que no había sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial. En 2016, se hizo con Adolescencia, cuadro pintado en 1941 por Salvador Dalí.

Durante su estancia en el sur de España, Arthur conoció a varios hombres que se dedicaban a cavar en busca de objetos arqueológicos. «Una actividad ilegal pero muy lucrativa», dice. Tras mucho insistir y actuando a lo Sherlock Holmes, les convenció para que les dejara unirse a una de sus excursiones nocturnas, armados con palas, detectores de metales, linternas y una vieja escopeta. Esa noche el tesoro era poca cosa, dijeron ellos, expertos en estas expediciones. Habían logrado encontrar solo dos monedas romanas de plata, que también valían lo suyo. Entonces Arthur se dio cuenta de que este negocio mueve miles de millones de euros cada año, pero, en lugar de caer en la avaricia y sumarse a los ladrones, escogió el lado de los buenos: buscar los tesoros robados para devolvérselos a sus dueños legítimos.

Temido por los ladrones, su nombre ha sellado desde entonces varios rescates gracias a sus contactos y su currículo, que hace que muchos les llamen en confianza para desvelar pistas. España le debe varias, como un Dalí o un Picasso que se podrían haber destruido por la falta de mano y conocimiento de los mafiosos que trafican con los cuadros. El robo de obras de arte está valorado en 8.000 millones de euros, según la CIA, que sitúa el hurto de estas piezas como el tercer crimen más grande del mundo en movimiento de flujo de dinero. Varias de ellas fueron recuperadas por este investigador de arte, que ha localizado en los lugares más recónditos piezas robadas en los noventa y los dos mil, incluidos los tesoros artísticos de Adolf Hitler, caballos de tres metros de altura que una vez estuvieron imponentes frente a la Cancillería del Reich. Eso fue calificado por la prensa en 2015 como el descubrimiento de la década.

Estamos pendientes de estas dos obras de Francis Bacon.....

No Comments

Post A Comment