Día 9: Besos sin final .

Y los besos van y vienen, otros se quedan eternos en momentos inolvidables y otros no se dieron.

Hoy estoy triste como esta ciudad que se languidece por sus calles y plazas vacias, mis manos no brillan, mis pies no vuelan, mi mente se sacude de recuerdos en el pasado, en cada tarde anocheciendo en Córdoba. En este destierro confinado de mi habitación no necesito nada más que una mesa, un sofá,…. etcétera, y sobre todo las caricias y besos que me ofrecías cada día a las ocho de la tarde, de forma sutil, para ver si ya ibamos a cenar. Tu mirada de niñez, tus anhelos de irte ya a la cama, reclamándonos ya la comida para en unos atisbos de minutos caer en el diván de los sueños.

En este día han ocurrido momentos donde las palabras se hicieron carne. Los suspìros en aquellas huellas del futuro. Y la primavera de Febrero se presenta como el abrazo más olvidado de tus rencores.

En la madrugada tuve muchos sueños atrapándome en la cama, sin querer llegar las 8.30 de la mañana,  el día de hoy se presenta con muchos sobresaltos, ya vino Lucía a despertarme para ir al Mercado, pues ella siempre nos acompaña. Gertrudis y yo aprovechamos el viaje con Lucía para cargar la furgoneta, descuidarnos en una temporada en ir a la compra.

Esta tarde estará dedicada a la biblioteca personal y a pintar «sin saber el que, pues ello pinta por mi». Gertrudis es vegetariana, desde hace 20 años, se mantiene juvenil, aunque ya está rozando los setenta años, es la más jovencita de los viejitos/as de la calle donde vivimos en la Judería.  En las noches de los miércoles, conversamos de Teosofía y de Viajes Astrales, nos dan las tantas recitando poemas, escribiendo automáticamente y dibujando en un cuaderno compartido lo que se nos viene a la mente sin filtros. Adoramos la vida de Hilma Af Klint (1862-1944) (Click Aqui) y su obra pictórica la cual se va a publicar en el año 2021 un catálogo razonado por la Fundación Sueca que dirige su familia. Hoy hemos invitado a Lucía, Gema, Víctor y Antonio a casa para la sesión por lo que terminaremos muy de madrugada, y os prometo que mañana estaré de nuevo aquí escribiendo este diario digital. Buenas noches, felices sueños y vivir intensamente la noche como el día.

 

 

 

Eustaquio, 17 de febrero de 2021, 19:32 de la noche.

#quédate en casa

No Comments

Post A Comment