EL CAFÉ DE NOCHE.

El Café de Noche del pintor holandés Vincent van Gogh en septiembre de 1888 en Arlés….en esta tarde de lunes me han enviado desde Italia un correo electrónico sobre esta obra…
Estuvo en una Exposición en la Galería Ufizzi, en la década de los 90, Giuseppe Gambino pintor nacido en Sicilia, tuvo la oportunicdad de contemplarlo durante varios meses, tanto que su nieto me ha enviado un folleto en castellano sobre dicha obra. En un rato voy a llamar a Juan, para que me imprima el email, y así me trae algunas cosillas de la compra, y os contaré quién fue Gambino. De todas formas os haré un resumen sobre el contenido del email, aquí mismo pues resulta interesante, no sé qué pensaréis si analizamos algunas obras de arte en «voz alta»…jejeje. Será un poco más tarde, se me ha ido la memoria, hoy he quedado a tomar café con la nieta de Marta, la entrañable Eli, poeta y cantautora. El tiempo apremia, hasta dentro de un ratito, un abrazo. Feliz tarde 05 de abril 2021… ya lunes …
 
Ayer por la tarde, tras el encuentro con Eli, tuve que desplazarme hasta la casa de Juan, para traerme el texto impreso y la compra, pues estaba ocupado en casa con un trabajo que tenía de plazo de entrega el día 6 abril. Llegando bastante tarde a casa, lo justo para colocar las cosas, hacer la cena y leer un buen rato en la cama, con decir que me quedé «frito» con la luz encendida y los libros encima de mi panza. Esta mañana me dió una voz Lucía, que hoy se iba a Sevilla a una reunión de trabajo, y me preguntaba si quería algo para comprar en el Museo o en Triana. Me echó una nota en papel por debajo de la puerta, y ya la llamé después para que trajerá unos recados para Gertrudis, y un regalito para Juan.
Ahora si os voy a escribir algunas notas sobre la obra de Vincent Van Gogh. El artículo está escrito por Sal Westrich, profesor de Historia en el Pratt Institute de New York. Sal Westrhich ha reconstruido la vida del Café de la Gare. Era un local sórdido, habitado por pobres y allí, bajo las luces chillonas, entre un mobiliario que crujía de desolación, el infeliz pintor pasaba sus noches. Ese lugar inspiró una de las obras más doloridas y desesperadas de su fase de creación más intensa: el Café de noche, que hoy pertenece a la Yale University Art Gallery de New Haven.
 
El artículo tiene párrafos muy interesantes sobre la decadencia en Arlés, la situación de salud agravada del pintor en aquella pensión ínfima y burdel, donde la soledad y la pobreza estaban latentes. Allí fue donde conoció a Patience Escalier, el campesino que le recordaba a su padre; al empleado de Correos Roulin; a Madame Ginoux, esposa del que fuera el propietario del café, Joseph; a Paul Gauguin, cuando llegó en noviembre de 1888 (los dos artistas pintaron a Madame Ginoux delante de la mesa de billar); y, muy probablemente, al teniente Milliet (retratado por Van Gogh), porque entre los clientes más asiduos del café había soldados de la guarnición cercana (dos aparecen en el retrato de Madame Ginoux por Gauguin).
El Café de noche es una visión de infierno: el infierno de pertenecer a los desheredados de la sociedad, pero aún más, de estar vivo.
 
 
 
Fotografía: El Café de Noche, 1888, en Arlés, V. van Gogh (1853-1890).
La pintura, que antes estaba en la colección de Ivan Morozov, en Moscú, salió clandestinamente fuera de la Unión Soviética en los años 1930,5 y actualmente está expuesta en la galería de arte de la Universidad de Yale. 
Buenas, carpe diem, tempus fugit…
 
Eustaquio, 05 abril 2021, a las 10 de la noche.

de co

No Comments

Post A Comment