EL PASEO DEL OLVIDO.

El paseo del olvido es como un día cualquiera pero hoy ha sucedido en la familia de mi ayudante Juan…

Ayer y hoy tuvo que estar aquí en la casa mi ayudante Juan, llevo semanas sin saber de él, además es el que nos provisiona con la furgoneta. Por la mañana Lucía me dejó el periódico y una nota escrita que decía: «Ha llamado Juan, dice que contemos con él y la furgoneta, que todo en casa está como siempre, pero que ya te contará en persona». Al leer la nota escrita, me sembró una duda, pues él normalmente me llama directamente, así que lo voy a llamar ahora mismo… He estado una hora conversando con Juan, hemos llorado mucho en desgarros que llevaba tiempo sin sentir. Yo a mi edad ya tengo bastante suerte teniendo a mis vecinas tan cerca, las trato como mis hijas y a mi hermana Gertrudis, siempre a mi lado, pendiente de mi, y aún tengo la memoria intacta tanto la lejana como la inmediata. No obstante, Juan está conviviendo, minuto a minuto, con sus padres, donde su mamá no hay día que no llore, o se asuste con cualquier ruido, o vea a personas caminando por la casa, o mezcla los sueños con la realidad. Me ha contado que llevan varias noches sin dormir, :»Mi mamá se levanta llorando, vamos al cuarto de baño, y después con paciencia y ternura estamos en duermevela hasta que concilia el sueño», así cada dos horas durante la noche. En la mañana es un ir y venir a su infancia, nos confunde y sueña despierta… duerme durante el día, y en la tarde damos una caminata en el paseo del olvido donde llegamos a mirarnos mi papá y yo (Juan) pensando que estará ahora mismo imaginando, además no puede caminar sola siempre está con nuestro apoyo, menos mal que aún tienes los pies ligeros, aunque llegada la noche su cuerpo vuelve a ser como el de una recién nacida, de paso lento agarrándose a la pared… con la mirada ausente».

Tras la charla telefónica con mi ayudante hoy he sentido que aún tengo mucha suerte en no estar en el paseo del olvido. Estuve conversando con Gertrudis, Lucía y Gema para terminar de organizar el viaje cultural, y también hablamos de esta circunstancia de salud llamada Alzheimer. Gema nos contó que su abuela María estuvo muchos años en este proceso hasta que un día ya no sabía levantarse de la cama ni coherentemente hablar. Ella fue profesora de música, en cuestión de cinco años, no recordaba nada de su vida, eso si su hija tocaba el piano en casa todos los días cuando llegaba del trabajo, y Gema y su abuela a veces se entonaban en un baile como si fueran dos niñas en el recreo del colegio.

Llevamos varios días de lluvias intensas con truenos magníficos, tiempo mágico para estar en casa limpiando, ordenando y escribiendo mis memorias. Esta tarde, en cambio, he escrito sobre esta degenerativa circunstancia de salud, e hice una llamada a un amigo mío, médico jubilado experto en neurología. Pues me tiene preocupado la salud de la madre de mi ayudante, así también la salud del cuidador/es/as.

Os dejo aquí un enlace en relación  (Vivir con el Alzheimer).

D. Eustaquio, día 28 abril 2021, mientras escucho B.S.O, La Misión.

8 Comments
  • Salvador
    Posted at 11:06h, 29 abril Responder

    Un inhóspito paseo que muchos transitan en desoladora soledad y que otros pisaremos antes o después es.

    • juanjo
      Posted at 13:21h, 29 abril Responder

      Gracias por tus palabras.

  • Rafael Moya Ruiz
    Posted at 12:58h, 29 abril Responder

    No hay peor destino que dejar de ser nosotros mismos. Y eso es lo que hace el Alzheimer, robarnos trozos de esencia de poquito a poco.
    Hacer de nuestra vida una novela, puede ser uno de los antídotos contra el olvido.
    ¡Genial, Juanjo!

    • juanjo
      Posted at 13:21h, 29 abril Responder

      Gracias por tus palabras.

  • Nohemy Casas Peña
    Posted at 15:52h, 29 abril Responder

    Leer y releer me hace pensar en casos similares como el de mi madre.
    Ellas al final de los años permanecen ausentes y en el paseo del olvido.
    Es cuando el cariño y el amor eterno deben ser un constante apoyo.

    • juanjo
      Posted at 08:50h, 02 mayo Responder

      Así es el cariño su ternura paciente y constante, un beso grande

  • Laura
    Posted at 07:04h, 01 mayo Responder

    Me ha llegado al alma, lo he sentido y me he emocionado mucho. Gracias por regalarnos éstos relatos llenos de realidad pero con forma de amor. Muchas gracias

    • juanjo
      Posted at 08:51h, 02 mayo Responder

      Gracias por tus palabras, un abrazo

Post A Comment