EN MEDINA AZAHARA.

Hoy, a las 9 de la mañana me visitaron Gema y Julia, con una invitación para un itinerario en la Ciudad Brillante…si Madinat al zahra…

En mis años de estudio estuve desarrollando labores arqueológicas en excavaciones cerca del Salón Rico en la propia Medina Azahara. Ahora recuerdo ese olor a tierra mojada cada vez que excavaba mi parcela a pico y pala, y esos fragmentos de estuco y cerámica que afloraban en mis manos, como el olor a Azahar en este mes de marzo… Y aquella fragancia de miradas de mi compañera y amiga arqueóloga, donde en cada desayuno (un zumito de melocotón con un gran bocata de salchichón) me deleitaba con historias sobre la ciudad califal. Ella me humedecía mis sentidos haciendo del día en la excavación, un elixir de los Dioses, tanto que compartimos durante muchos años varias campañas de arqueología como colegas de profesión. Actualmente, mi amiga ya está jubilada, ejerció como profesora en la Universidad de Oxford en Egiptología, ahora está feliz con sus nietas brillantes, y viuda de mi gran amigo Carlos.

Hoy estoy contento, tras veinte años sin pisar el lugar donde me nació la pasión por la Arqueología, voy a volver con mis dos mejores amigas «jovencitas» Julia y Gema. ¡Qué más puedo pedir a la vida!.. Además me han comentado que la visita será interpretada por la empresa turística (Córdoba Única)

Bueno voy a hacer mis ejercicios de mente y cuerpo para estirar mejor las «piernas temblorosas», aunque hoy al recordar mis años en tan bello lugar, eso si con mucho sudor, perdía siempre que iba unos 10 kilos, el trabajo en arqueología es duro, a horas muy tempranas ya en el «tajo», y aunque teníamos toldos para protegernos del Sol, podíamos llegar a los 40 grados, jejeje… siempre después nos reuníamos el equipo para comentar cómo fue el día y tomarnos unas cervezas fresquitas bien merecidas, ya en la Taberna Guzmán, cerquita de la Facultad de Filosofía y Letras.

Al «tajo» voy ya a la ducha, ponerme bien elegante, buscaré en el armario una equipazo que me regalaron en un viaje a Egipto de «Explorador», con mi elegante sombrero y bastón eterno, pero ágil en alma y espero en cuerpo. Estoy impaciente en llegar, me han dicho mis amigas que seremos un grupo reducido con guía oficial de turismo de la empresa Córdoba Única, se llama Elena. ¡¡ Qué coincidencia más !! mi entrañable inteligente arqueóloga también se llama Helena, como la de Troya, qué días qué campañas qué buenos y no tan buenos ratos, todo hay que decirlo… en la vida también sobrevivimos, pues todo tiene su lado oscuro… pero de este tema hoy no quiero escribir, ya habrá un capítulo para esta cuestión, ¿no creéis?… Ya encontré el ajuar de explorador egiptólogo, ahí vamos a buscar la caja de los botines «arqueológicos»… cuánto batalleo con ellos por todo el mundo conocido en la Antigüedad…

Cuando regrese de la visita guiada os contaré cómo ha ido, y deseo que me secuestren más días mi Julia y mi Gema, las adoro son mis anhelos ahora mismo. Cuídense y a vivir que son dos días.

Son las 10 de la noche, ya llegamos a casa hace una hora, tras visitar Medina Azahara… ya será mañana un nuevo día, pues hoy hemos tenido muchas emociones, encuentros inesperados, y un poco de lectura poética en el centro de la ciudad… de un trovador del siglo XXI…

 

Hasta mañana buenas noches.

 

27 marzo 2021 a las 10.30 de la noche.

#quédate en casa

1 Comment

Post A Comment