FOREVER ALONE.

Forever Alone, en esta madrugada de un nuevo fin de semana, estoy sola para siempre… si con el libro que nunca termino de leer, con la taza de café bien cargada en emociones, me fumo un canutillo tan lentamente que de nuevo vuelvo a encender, es las 6.30 de la mañana, me desvelé por un sueño donde lo volví a ver a él, como siempre con él me siento invencible, querida y también deseada, aunque él siempre me respetó, y ahora ya no estamos juntos por situaciones complicadas de nuestras vidas. Lo conocí un día de marzo de hace un año, fue un encuentro tan inesperado como necesario, pues al mirarnos sentí una especial conexión. Él estaba sentado con un amigo, hablando de estrellas y planetas, y yo enfrente con mi eterno libro haciendo como que leía. Maia estaba conmigo, siempre está conmigo, es inseparable, cuando estoy triste, ella está triste y ese día no sé cómo sucedió que se acerca a ellos en el otro banco, y ahí empezó esta historia de amor con Mario.

En esta gris madrugada tuve ese presentimiento de sentir a mi Mario, esta vez en un sueño viajando por Andalucía, él es más joven que yo 25 años menos, pero en cuestión de espiritualidad no hay edad física.  Ambos nos apasiona conocer lugares nuevos, artistas noveles, la buena comida, y la lectura. Mario es un hombre atractivo, podría tener a cualquier mujer a su lado, pero en su interior es un ser maravilloso, lleno de paz y corazón, equilibrado y nada mujeriego. Por la vida que le han construido ha tenido que asumir un rol específico en su familia y amistades. Yo, en cambio, ya estoy jubilada, he tenido la libertad de vivir de mi trabajo en la editorial, viajando por todo el mundo, buscando siempre el bien y disfrutando de las pequeñas cosas del tiempo que nos ha tocado vivir. Llevamos un año en la sombra viviendo este amor equilibrado. Eustaquio está al tanto de todo lo acontecido, y sobretodo, de la última ocurrencia de la familia de Mario, ya que se enteraron de nuestra relación, sin aceptarla por la diferencia de edad. La empresa familiar de mi chico está en expansión en Francia, y lo han elegido para buscar inversores en suelo parisino, por lo que supone ya una distancia, agravada ahora con la pandemia, llevamos sin vernos casi cuatro meses. Sé que estamos unidos por una conexión única, pero él es más joven, y siempre está rodeado de exquisitas mujeres. Asumo la relación abierta, sabiendo las condiciones actuales. Aunque intentamos hablar casi todos los días, a veces en el sueño nos encontramos… Quizás resulta difícil de comprender … Hemos convenido volver a vernos en Sevilla pues ahí nos sentimos anónimos cosmopolitas, y ambos no tenemos amistades ni familia. Un día hablando con Eustaquio le comenté que ibamos a alquilar un apartamento por la Alameda para nuestros encuentros, y mi amigo Eus siempre nos apoya a vivir la relación pese a los obstáculos presentes. Lucía viaja mucho por trabajo a Sevilla, ha visto un buen sitio y ya lo tengo preparado para cuando en junio de este año volvamos a reencontrarnos Mario y yo.

De momento os he contado esto mío personal, normalmente contamos momentos en este diario, pero en este momento y lugar necesitaba abrir el corazón a ti querido lector y lectora a mis sentimientos íntimos. Eus el lunes ya estará en casa, y sé que tendremos que compartir el diario, jejeje, pues me ha motivado a crear y escribir mis memorias. Este es el título posible: «Gertrudis Forever Alone». ¿Qué te parece?… Mario me dió el visto «bueno» en videoconferencia desde la ciudad de Dublin, donde lleva una semana desarrollando su trabajo como CEO en su compañía tecnológica.

(Continuará)…

Dª Gertrudis 24 abril 2021, 10 de la mañana, mientras escucho a Sade.

No Comments

Post A Comment