JUEVES SANTO.

4 y 8 son 2, el mundo se rige por 1 y 0, el Amor se construye, no se encuentra, el Amor sano es la espera esperando, es la lentitud de los días «en eternidad» donde los minutos se hacen meses, los segundos años, las horas toda una vida sin ti….
 
Mis números preferidos pares son el 4, el 8 y el 2; los impares, son el 3 y el 9. Números, letras, voces, canciones, poemas, palabrotas, diálogos, festivales, banquetes, recitales, conciertos, tabernas, almuerzos, cenas, madrugadas, soledades, angustias, ansiedades, todo está unido en mis números privilegiados.
 
Hace unos días, Gertrudis y yo estuvimos conversando tras la lectura detenida del primer borrador de la novela de Alejandro, sobre todo aquello que está nueva situación mundial nos está limitando a viajar, a pasear a ciertas horas de la madrugada, a subir a la azotea a contemplar millones de galaxias, a reír con nuestros amigos en la calle sin llevar la protección «mascarilla»… a ir en todo momento y lugar con el «plástico que no contamina ni te produce úlceras en la cara»… Esto da para miles de libros «digitales» pues el papel aunque sea reciclado también contamina ¿verdad, Prudencio?… Si el gatito, también está con nosotros, parece que lo entiende todo lo que hablamos en casa. 
Tras esta disertación tan tempranera sobre los números y la realidad actual en nuestra ciudad, y en todo el mundo, vamos a visitar a una amiga de la infancia de Gertrudis. Hoy Jueves Santo. Nos acompaña siempre Prudencio, Gema y MariAngeles.
Antes de irnos al Estudio de esta pintora, Gema me comentó que cuando vuelva a ir a Madrid, quiere presentarme una amiga pintora, se llama Sandra. Me comentó mi entrañable Gema que está pintando un estanque con nenúfares de colores con el agua azul turquesa. En mi infancia, iba a unos talleres de Cultura Viva en Córdoba, donde el color mio preferido siempre era el azul turquesa… qué bellos recuerdos. Entonces cuando viaje a Madrid con Gema y Gertrudis, me gustará conocer a Sandra, y que se apunte al verano artístico en Huelva.
Son las 11.30 ya han llegado a casa, Mariangeles, Gema, voy a llamar a Lucía y Gertrudis y llamo a dos taxis para ir a la Sierra de Córdoba. El transporte público es lo mejor, das trabajo y vas super cómodo. Durante el trayecto estuvimos conversando sobre las nuevas medidas del Gobierno sobre el cierre perimetral de las provincias de Andalucía y la llegada de aviones desde otras ciudades europeas a Sevilla. Hay medidas políticas sanitarias no entendibles, pero bueno así va España: «Hablemos de otros temas, para no hablar de la crisis económica que llegará en unos meses».
 
Estuvimos en el estudio de una pintora excepcional, con una trayectoria muy intensa, y fue un encuentro entre Gertrudis y ella muy emocionante, pues fueron reconociéndose en sus recuerdos conjuntos a medida que ibamos viendo la producción pictórica de Julia Hidalgo (Más información)
 
Hemos quedado para ir una tarde a tomar café con dulces del horno de San Rafael, y una cena en el Parador Nacional de la Arruzafa, entre amistades relacionadas con el Arte.
Antes de regresar al barrio, el ayudante Juan fue a recogernos en su furgoneta de trabajo y nos acercamos a Las Ermitas…para contemplar la belleza de la vega cordobesa, y más yo llevaba 10 años sin ir, a visitar a los Padres Carmelitas Descalzos. Ha sido un momento muy especial, hasta Gertrudis nos recitó unos versos de un poema sobre nuestra Sierra maravillosa, qué por cierto he leído recientemente en la prensa que aún no está considerada Parque Natural de Andalucía, ¡¡ no sé a qué esperan !!.
 
A la caída de la tarde, vimos la ida del Sol y la llegada de la Luna en el mirador del Sagrado Corazón de Jesús, con el Padre Pedro, amigo y profesor de Geografía. A la bajada por la carretera, aún teníamos unas horas, y paramos antes de llegar a la judería, en un puesto de caracoles en Cruz de Juarez, pues a Gema y Julia les apasiona con bechamel… yo me tomé hasta el caldito de los caracolillos más pequeños, que no debo, pero es un delicatessen…Éste Juan es un verdadero conocedor de Córdoba, y en la furgoneta lleva muchas cajas llenas de panfletos turísticos, libros divulgativos de Arte, es un crack … Tan amablemente nos fue acercando a casa, y ya en el hogar, Gertrudis y yo cenamos algo ligerito pues el Viernes Santo promete ser un día intenso, ya que recibimos visita de unos amigos de Montilla.
 
Antes de ir a la cama, estuve en la nueva habitación de la biblioteca sentado en mi sillón de lectura, mientras anotaba en el cuaderno las emociones de este día tan bello… a pesar de lo que se nos viene encima con la «cuarta ola» o «tsunami» crisis económica…uy perdonadme, pues a estas horas de la madrugada, a mi edad ya, no tengo ningún filtro para decir lo que pienso … antes de ir a la cama, siempre voy al salón a observar el retrato de Marta, y el cuadro que pintó mi madre a sus 75 años, hace ya años, a ella le gustaba mucho  los colores: azul celeste, verde, rojo, anaranjado… la echó de menos. Os deseo feliz noche, buen comienzo del día…
 
Eustaquio, 01 abril 2021, a las 11.45 de la noche.

#quédate en casa

No Comments

Post A Comment