Marín, Escultor.

Fue Maestro y Poeta de la Escultura.
Como hombre y como escultor, un ejemplo y una lección. Modesto y sencillo, de pocas palabras pero si sabrosas de sentido y de acertado juicio crítico.
En las memorias de Dora…..
Mientras él arrancaba con la gubia pedacitos de madera, que saltaban a su alrededor, yo dibujaba con un carboncillo, me contaba su vida. Mi maestro nació en Arriate, un pueblecito cerca de Ronda, del que se acordaba mucho. También me hablaba de Ronda y de Málaga, y seguía hablando con la “z”. Decía: ¡Ese Picazo, chica, ese Picazo!, le está tomando el pelo a la gente.

Le estoy muy agradecida a que me hiciera dibujar aquellas cabezas de escayola, una y otra vez, y el oficio me lo enseñó, mientras dibujaba, viéndolo vaciar, tallar y cincelar el mármol. El tenía un mazo en la mano derecha y en la izquierda una gubia. Mi maestro me contaba su vida de artista, sus trabajos, sus éxitos y fracasos.

Enrique Marín Higuero, nació el 6 de febrero, de 1873 en el municipio de Arriate, provincia de Málaga. Escultor y pintor, pensionado en Roma (1900-1904). Durante toda su vida viajó por muchos países dejando su testimonio en sus esculturas y pinturas. Fue coetáneo de otro artista acuarelista, Enrique Marín Sevilla, pintor sobresaliente en sus paisajes de Granada, del cual en este blog vamos a poner en valor también y aclarando las atribuciones erróneas entre los dos artistas andaluces.

No Comments

Post A Comment