¿Quién Soy?…Aurelia Navarro en el Bellas Artes.

Desde el 4 de febrero hasta el 17 de abril de 2022, Sala III en el Bellas Artes de Córdoba.

Narciso aún está escribiendo sobre su primer paseo “en solitario” por nuestra ciudad. Por lo que es el momento hoy para Gertrudis. En la tarde de ayer, Gertrudis me entregó un artículo sobre la pintora Aurelia Navarro, a raíz de la inauguración ayer a las 12 del mediodía en nuestro Museo de Bellas Artes de la exposición titulada “Aurelia Navarro. La Poética de la intimidad’, “, Gertrudis fue recordando unos apuntes de sus estudios universitarios y una visita a la Biblioteca Nacional donde encontró en un periódico del año 1904 una destacada mención a la participación de mujeres en la exposición nacional de Bellas Artes. En la década de los sesenta en España las consultas a ciertos archivos nacionales estaban muy controlados, siendo de acceso limitado y a lápiz, goma y papel, no había tecnología digital como ahora se tiene. Todo esta documentación ha estado guardada en una carpeta titulada “1904 La mujer como creadora en el Arte”, y durante toda la noche he estado leyendo, ojeando los recortes de prensa, transcripciones, calcos del periódico, fotografías,…. y sin más preámbulo os dejo aquí su contenido redactado por nuestra amiga.

He escrito este artículo en el diario de Eustaquio a raíz de la visita ayer por la tarde de la Exposición de la pintora Aurelia Navarro, donde he recorrido su trayectoria como pintora y su vinculación con Córdoba, comisariada por Magdalena Illán. Mientras contemplaba los cuadros, en mi memoria fluía un breve estudio sobre las mujeres pintoras que hice en mi último año de carrera en Filología Hispánica. Esta noche estuve rebuscando en un sinfín de apuntes hasta que encontré la carpeta de 1904, y con permiso os voy a ir contando que supuso para mi este descubrimiento. Fue tanto lo que pude leer en esos meses de análisis y lectura en prensa, que fui conociendo a numerosas mujeres pintoras desconocidas para mi. Sin más preámbulo me ha parecido buena idea transcribir literalmente el artículo periodístico aparecido en Álbum Ibero Americano.

He seleccionado algunos fragmentos del citado artículo escrito a raíz de la Exposición Nacional de Bellas Artes, celebrada en Madrid en 1904:

«...A pesar de las malas condiciones en que están colocados la mayoría de los cuadros de las pintoras, pueden verse obras de verdadero mérito artístico, como los dos cuadros que presenta la pintora rusa Vera Schevitch; uno es su retrato, de tamaño natural y más de medio cuerpo; está la artista de pie, con la paleta en la mano izquierda y con la derecha apoyándose en el caballete, y la cabeza inclinada hacia delante expresa admirablemente el interés con que contempla al modelo que está pintando. El otro cuadro es el retrato del ilustre artista Sr. Moreno Carbonero, también de medio cuerpo; está sentado, con la paleta en la mano y la cabeza vuelta hacia el espectador. Este cuadro tiene tal espíritu de vida, y está tan admirablemente caracterizado, que sorprende a cuantos lo contemplan, no sabiendo qué admirar más en las obras de esta pintora, si la ejecución franca o la corrección en el dibujo. Si no lo estuviera ya, estas obras acreditarían a Vera Schevitch como una de las primeras pintoras….»

«…Adivinando el porvenir y Naturaleza muerta, con los dos cuadros de Felisa Palacio; Una cabeza de estudio, muy jugosa y bien entonada, presenta Manuela Oria; Flores, Francisca Oliver Copons. Mariana Nin de la Cruz, El gato modelo; Aurelia Navarro, pintora granadina, trae un sugestivo cuadro titulado “Sueño tranuilo”; representa este lienzo una niña que se ha quedado dormida sentada en una mecedora, y tan bien duerme, que parece se le va a oír la respiración, y hay temor de despertarla.

 

 

"Sueño tranquilo", 1904, Exposición Nacional Bellas Artes, Mención Honorífica, Aurelia Navarro.

Concepción Lozano Montalvo, Estudio de rosas; Josefina C. Diaque de García, Flores bastante acertadas de color; Saturnina Estefanía, Un patio en la Mancha, que revela un concienzudo estudio del natural; Esperanza Fonseca, Flores; Trinidad Francés, Un cuadro de frutas, bastante bien hechas; Encarnación G. Acebedo, Rascafría; Carmen García Arredondo, el retrato de Weyler y otro de señorita, ambos muy aceptables; Mercedes García Marien, un Paisaje; Isabel García Pérez, Bodegón; Francisca García Tuñón, Fresones, que recuerdan los de su insigne maestro; la pintora francesa Susana Germain presenta tres cuadros de Flores muy bonitos; Teresa Gil, Amapolas y cardos; Adela Ginés, Estudio de naturaleza muerta; Pía González, Calle de aldea; Rosa Guattani, Paisaje de Sepúlveda; Isabel Dato y Barrenechea, Flores muy bien hechas; Isabel García y Pérez, Bodegón; Anita Cirat; Retrato de señorita; María Casado, dos bodegones; Ana María Prendergast, una Betlemita, que hace muy bien de color; Pilar Sacedo, Flores; y Sagrario de la Hijosa, una preciosa miniatura titulada En el parque.

Como puede verse, los trabajos de la mujer en la presente Exposición son de bastante importancia, no sólo por la superior calidad de algunos, sino también por la cantidad de las obras expuestas. 

Termino felicitando a las artistas que tan gallarda prueba de sus facultades han dado, y sintiendo con toda el alma que entre las recompensas no haya habido ni una medalla en las secciones de Pintura y Escultura para los trabajos femeninos… y sólo en Arte decorativo obtuvo una tercera Elisa Garnelo. Pero esto no debe desalentar a las artistas, sino que, por el contrario, demuestren una vez más su firmeza para el trabajo, aún a prueba de injusticias, y esperando que al fin la razón se imponga en otras exposiciones y, libres de prejuicios, los señores jurados den colocación adecuada a los trabajos femeniles y obtengan éstos los premios y distinciones que justamente a cada artista corresponda.

Madrid, Junio de 1904. ALÉ AFAR.  «.

(Aurelia Navarro Moreno (Pulianas, Granada, 1882-Córdoba, 1968) se formó como pintora en los estudios de José Larrocha y Tomás Muñoz Lucena. Con 22 años participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes, obteniendo una Mención honorífica, En 1906 y 1908, logró las Medallas de Tercera clase y el aplauso de la crítica y del público. La artista desafió los estereotipos sexistas dominantes en el ámbito artístico y contribuyó a su cuestionamiento, reivindicando la profesionalización de las artistas. En 1910 sería una de las pioneras que constituyeron la Asociación Española de Pintores y Escultores. Sin embargo, su trayectoria artística fue languideciendo hasta ser abandonada en 1923, cuando ingresó en el convento cordobés de las Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento. La historiografía artística ensombreció su figura hasta hacerla desaparecer en la segunda década del siglo XX y hubo que esperar a estudios recientes para que fuera rescatada del olvido histórico y fuesen valoradas sus aportaciones al arte español.)

Tan animada estoy con recuperar esta historia que hace unos días, de sorpresa, nos escapamos de casa Gema, Lucía, Prudencio, Aretha, Víctor con Eustaquio para ir a desayunar en el paseo de la Ribera, donde la primavera está llegando «suavemente» y con ganas de quedarse hasta el 40 de mayo. Eustaquio lleva varias semanas sin salir de casa, con su estado de salud a medio gas, se refugia en la biblioteca con el estudio de sus pinturas y esculturas. Yo, en cambio, estoy preparando varios libros relacionados con la Astronomía y la Arqueología en Oriente. Como sé los gustos artísticos de mi Eus, nos fuimos al Bellas Artes tras disfrutar de este mañanero tan necesario. Al entrar al patio, Eus nos hizo sentarnos y empezo a contarnos varias historias vividas en esta casa sobre su tío de Madrid, íntimo amigo de la familia Romero de Torres.  Al entrar al Museo, todos nos fuimos hacia la escalera, quedándose atrás Eus, el cual se dirigía a la sala donde está la sala dedicada a su Antonio del Castillo, sentándose un buen rato a contemplar y recordar momentos del pasado. Yo fui a por él, pues tardaba mucho, y le comenté que las dos exposiciones monográficas están en la planta primera y segunda del museo. Mientras convencía a Eus, Lucía, Gema y Victor se dedicaron a visitar la sala dedicada a los Romero de Torres y otros artistas cordobeses, entre ellos Julia Hidalgo, Juan Cantabrana, Mateo Inurria, Juan Cuenca, etcétera. Prudencio y Aretha, como felinos, se quedaron por los sotos de la Albolafia con unos colegas para disfrutar del solecito y contarse sus últimas hazañas en el Alcázar de los Reyes Cristianos.

Eus y yo, tras convencerlo, nos dirigimos a una puerta al lado de la escalera subiéndonos a un «montacarga» para ascender a la primera planta, pues ya está mayor con achaques en sus piernas y se fatiga mucho al subir y bajar escaleras. Aunque de la primera a la Sala III hay tres escalones, con suma maestría y apoyándose en nosotros conseguimos superar este obstáculo, y ya por fin tras visitar la sala dedicada al pintor Antonio Bujalance, pudimos adentrarnos en la nueva sala expositiva con tan exquisita colección de obras de nuestra Aurelia Navarro. Eus lo sentamos en una silla adaptada, y yo estuve narrando las historias de cada obra presentada en esta «destacada» primera exposición individual de Aurelia. Con documentos encontrados en mis años de investigación en la Biblioteca Nacional y la relación de amistad con su sobrina Blanca, tuvimos momentos emocionados tan necesarios para la vida diaria que vivimos. Coincidimos en la exposición con unas amistades de Gema, procedentes de Granada, donde esta exposición ha sido un éxito en visitas, y en difusión en medios culturales. Desde aquí doy las gracias a la Comisaria y todo el personal del Museo que ha hecho posible este encuentro con obras de nuestra Aurelia.

En Córdoba a 18 de febrero, 2022. Firmado por Gertrudis.

 

El artista Antonio Bujalance inaugura su nueva exposición en el Museo de Bellas Artes junto a la delegada de Cultura y Patrimonio Cristina Casanueva /Fotógrafo: Oscar Barrionuevo . DiariodeCórdoba.
Juanjo Garlo ante la portada Exposición Antonio Bujalance. Museo Bellas Artes Córdoba hasta el 27 marzo 2022.