QUE BONITA LA VIDA: 100 AÑOS.

Agradecemos al autor de la fotografía «Entrada a un paraíso terrenal» de esta publicación: Juan Manuel Ruiz Mejías «Juanito», (Visualiza aqui) .

Qué bonita la vida: 100 años en los remansos de vida en un sinfin de estrellas multicolores.

Ayer día 29 de abril estuvimos de celebración en el acto organizado por el Ayuntamiento de Córdoba. Eustaquio y yo,  compartimos un buen rato con nuestras amistades cuidadoras de los patios. Nuestro patio privado nunca ha estado en el concurso de patios, pero si ha sido visto durante los últimos años por todas las personas que han querido visitarlo a nivel privado, e incluso hemos tenido algunas propuestas por guías profesionales para su contemplación, a las que siempre hemos accedido. Si os puedo contar que el cuidado de nuestro patio nace por vocación de los que vivimos en la casa. Cada familia aportamos una cuota económica mensual a un fondo común, como si fuera una tarifa plana de Fibra Óptica… esta idea fue dada por Juan, siendo actualmente el que coordina toda la gestión, jejeje. Eustaquio es el director de operaciones, y yo, coordino las relaciones sociales en la ciudad. Lucía y Gema, nuestras más jóvenes de la casa dedican unas horas a la semana a subirse a la escalera para bajar las macetas, pues seguimos con el uso de una caña con su lata atada, pacientemente llena de agua del pozo y se vacía sobre la maceta, regadas un dia si y otro no, y nuestro pozo ancestral con su brocal medieval desde donde el agua del subsuelo, a 12 metros, mantiene toda la belleza de este templo de olor y color, y de muchos «secretos» a lo largo de la historia en plena judería cordobesa.

En la jornada de ayer se escucharon muchas voces para reivindicar más atención a este patrimonio inmaterial de la humanidad desde 2012 por la Unesco, ya desde muy antiguo lo llevamos en el gen mediterráneo.  En un momento de la jornada, me llamó mi amigo de Barcelona, desconsolado, por el hallazgo de los cuerpos asesinados de David y Roberto en Burkina Faso. Tuve que ausentarme un rato fuera, me senté en un banco de la Puerta del puente romano para hablar con serenidad con Jordi. Hace años estuve acompañandolo por África realizando unos reportajes fotográficos y escribiendo unos relatos sobre «El Sahel olvidado» (Más información) dedicado al neocolonialismo de Francia y Estados Unidos.  La familia está destrozada, y ya el Gobierno ha enviado a investigadores del CNI al lugar a averiguar lo sucedido. (Noticia Actualidad) 

Al regresar a la celebración de los 100 años, estuve ausente hasta el final del evento, pues no podía creer lo sucedido, y más habiendo estado en este lugar del mundo que tanto amo, a sus gentes y su naturaleza.  Eustaquio me estuvo observando el resto del día, pues en casa estuve muy callada mientras regaba las macetas del patio, y llegaron unas amigas de Guiomar, una de ellas escritora. Victoria su nombre, que se sento al lado mía por indicación de Eus, pues estaba escribiendo un poema titulado «Zozobra», al terminar los versos ella fue la primera que lo leyo y rompí a llorar delante de ella. Eus y Guiomar se acercaron para abrazarme y consolarme pues este día me hizo recordar un suceso que me ocurrió con Jordi en Etiopía el día que regresamos del Sahel. (Sahel territorio)

El poema leído en voz alta por Victoria en el patio es un homenaje a la vida y a la esperanza, al amor y al encuentro pacífico en este planeta tan violento donde vivimos. 

A la caída de la noche Eus estuvo conmigo escuchando radio exterior y estuvimos conversando en videoconferencia con Jordi, periodista independiente en zonas de conflicto durante muchos años. A él lo conocí en Barcelona, hace veinte años, en un encuentro interregional europeo africano sobre periodismo y literatura, él fue quien me invitó a hacer un viaje por toda la franja verde del Sahel, así también hemos visitado Egipto y la India, entre otros lugares que poco salen en los medios excepto cuando ocurre estos asesinatos.

Eus, por cambiar de tema, me estuvo contando la nueva ruta de patios para este año 2021. Hemos quedado el lunes por la mañana para visitar ocho patios, entre ellos el de la calle Aceite 8, calle Zarco 13, San Basilio 44, San Basilio 40, Martin de roa 2 y otros más privados. Mañana estaremos de viaje por la provincia, ya está todo organizado, nos esperan en Hornachuelos Oscar, y en Palma del Río, Rafa.

(Continuará).

Dª Gertrudis, día 30 abril 2021, a las 12.50 del mediodía.

abrázame amor. nuestro homenaje a la vocación en el cuidado de los patios cordobeses.
Franja verde del sahel 1977 - 2030.
No Comments

Post A Comment